FILO arquitectos                                 Noticias


 Info
CONCURSO CONCÉNTRICO 06 - PRIMITIVE HUT 


“El hombre está dispuesto a hacerse unamorada que lo cubra pero no que lo entierre (...). Piezas de madera levantadas perpendicularmente, nos dan la idea de columnas. Las piezas horizontales que se colocan sobre ellos, nos dan la idea de entablamentos (...). La pequeña cabaña rústica que acabo de describir es el modelo sobre el cual se han imaginado todas las magnificencias de la arquitectura.”

En la edición de 1755 de  Essai sur l'Architecture, Marc-Antoine Laugier ofrece un dibujo de la choza primitiva. Para Laugier, la cabaña primitiva representa la primera idea arquitectónica. La cabaña es un concepto abstracto. Si bien es una "casa" imaginaria, tiene un significado importante porque es un emblema de la construcción material, el bienestar y el arte de la vivienda.

Después de estudiar sistemas de uniones muy básicos, comencé a recrear juntas de madera de forma digital e implementar el dobladillo en un script. El sistema se desarrolló completamente en saltamontes, lo que permite un control de diseño paramétrico y un proceso de producción rápido. Los tablones de madera simples se fresan mediante CNC y luego se apilan uno encima del otro. El método de construcción simple permite un montaje y desmontaje muy rápido.


Chozos o guardaviñas

Los guardaviñas son unas pequeñas chozas de piedra utilizadas por los agricultores como refugio para cuidar y vigilar los cultivos. Aunque los hay de varios tipos, la mayoría son construcciones sencillas de planta circular que se van estrechando hacia arriba mediante el procedimiento conocido como “falsa cúpula”. Este método de edificación consistía en ir levantando sucesivas hileras de piedras en círculos concéntricos cada vez más estrechos, hasta dejar un pequeño hueco en la parte superior que se podía cubrir con una sola piedra. Para dar mayor consistencia al chozo podía emplearse algún tipo de argamasa, pero básicamente se trata de construcciones “en seco”.

Su interés, por tanto, no es arquitectónico ni mucho menos artístico, sino etnográfico y pintoresco. Los guardaviñas salpican los viñedos de la Rioja Alta y la Rioja Alavesa, y constituyen un elemento tan característico del paisaje que muchos de ellos han sido restaurados. Los más antiguos que se conservan datan del último tercio del siglo XIX, y en general no se utilizan ya en las labores del campo.

El proyecto busca reinterpretar ambos conceptos: la cabaña y el chozo - guardaviñas. Se busca mantener la idea de refugio y de observación, presentes en los ideales de PRIMITIVE HUT.
Por un lado, se mantiene la forma de falsa cúpula mediante la superposición de anillos hexagonales de madera, menguando en altura y tamaño. La referencia al círculo se consigue mediante el hexágono. Es la figura geométrica elegida más sencilla que evoca la planta circular de los chozos. Además, el interior de los anillos se estuca con un mortero blanco especial texturizado, con mucho grano, tipo STOLIT 3K o similar, que recuerda el pasado rural y almacén del objeto. También ayuda a que la luz en el interior, que se cuela por los anillos ebota con más fuerza por todo el espacio.
Por otro lado, la observación se consigue mediante la plaza de acceso. Es un espacio generado a raíz de un banco perimetral que permite al visitante poder observar y disfrutar del paisaje.






Año: 2019
Situación: Bodegas LAN, La Rioja
Tipo: Concurso Concéntrico
Cliente: Concéntrico
Superficie: 50 m2
Equipo: Enrique Iriso y Marta Ávila (arquitectos)